15 mitos del SEO que perduran en 2022

15 mitos del SEO que perduran en 2022

Estrenamos año y propósitos; Ya es hora, también, de desechar viejos mitos y costumbres obsoletas que vamos arrastrando. Si quieres posicionar tu página en los primeros resultados de Google (porque si hablamos de SEO, hablamos, principalmente, de Google) tienes que tener en cuenta un montón de opciones, variables y estrategias. Lo cierto es que, muchas de estas ideas y formas de trabajar han quedado desfasadas o, directamente, nunca fueron así. Repasamos en esta entrada los 15 mitos del SEO que aún mantenemos en 2022.

Posicionar una web es fácil

Posicionar una web para un término concreto, muy específico, que pueda incluir la propia marca, es fácil, pero nadie piensa en eso cuando se habla de posicionar. Evidentemente, quien busque nuestra marca la encontrará. Lo que nos interesa es conseguir las visitas de quien está buscando un servicio o un producto concreto, pero no conoce nuestra marca. Eso ya no es fácil. Ahí entra todo el mundo a luchar por la primera posición, y con la competencia llega la dificultad. Reducción al absurdo: Si fuera fácil todos saldríamos primeros.

Desconfía, por tanto, de quien te diga que logrará, fácilmente, posicionar tu web. Bien está mintiendo o bien posicionará en una búsqueda sin ningún interés.

La keyword research la dan las herramientas SEO

Mucha gente, aún en 2022, sigue pensando que las herramientas SEO te pueden dar una keyword research. La confusión viene porque confunden este término con un listado de keywords. Así pues, ¿qué es una keyword research? Se trata de una investigación de palabras clave. Podemos partir de un listado que nos dé una herramienta SEO, pero se trata solo del inicio del trabajo. Hay que analizar el sitio, los usuarios, la competencia… La clasificación de palabras clave y valoración, según unos criterios fijados previamente, es fundamental. El resultado final de una keyword research suele ser una tabla donde se reflejan las principales URL a trabajar y las modificaciones propuestas en torno a una keyword escogida.

Resumiéndolo un poco, un listado de keywords es una agrupación de palabras clave, mientras que una keyword research es un análisis profundo de estas palabras clave, desde un punto de vista de markentig, con objetivo de clasificarlas y distribuirlas por la web.

Capar páginas a través del robots.txt

Uno de los fantasmas que aún perduran desde hace más de 10 años. Todavía hay gente que pretende que sus páginas no indexen bloqueándolas en el robots.txt. Por ejemplo, incluyen la URL de la política de privacidad en este archivo. Esto no funciona. Existe una etiqueta específica que se coloca en la cabecera de cada página y que le indica al rastreador si se trata de una URL indexable o no. Se trata de noindex.

<meta name="robots" content="noindex" />

Pero no me creáis a mí, creed a Matt Cutts:

Keywords en el dominio

Nos hemos quedado con la costumbre de meter la keyword en el dominio principal, sin embargo, Google ha desmentido varias veces que las palabras del dominio posicionen. Por tanto, esta acción no tiene más valor que el facilitar el recuerdo de la URL.

Si mi contenido es bueno, posicionará bien

Pensamos, muchas veces, que si lo que es escrito es interesante, acabará funcionando. Desgraciadamente, nada es tan simple, no solo en el posicionamiento SEO, en todos los aspectos de la vida. Por satirizar un poco esta premisa: tener un físico agraciado no te asegura ligar; también depende de cómo vistes, cómo te comportas, dónde estás… y, por supuesto, de lo que busca la otra persona.

En el mundo web encontrarás mucha gente con un contenido pésimo, pero muy optimizado y una estrategia de márketing muy buena que les posicionará sobre contenidos de más calidad. Ahí entra el SEO.

(Y el contrario) Invertir en SEO me hará posicionar bien

A raíz del anterior punto. Mucha gente piensa que, por invertir en SEO, ya va a posicionar bien su contenido. También un poco como continuación del primer punto: Posicionar no es fácil. El SEO será una ayuda, y siempre se tendrá mejor resultado que si no se hace nada, pero no se puede entender el SEO como se entiende la programación. Trabajar el SEO es como ir a unas oposiciones habiendo estudiado: te lo va a poner más fácil, pero sigue siendo duro y no sabes qué examen vas a encontrar. ¡Y todo el mundo quiere quedar primero!

El SEO se realiza de forma puntual

Algunas personas piensan que, cuando encargan una web, se la dan con el SEO hecho. Otros creen que pueden hacer un par de meses de SEO para posicionar mejor. No es su culpa, no se dedican a ello y no tienen por qué saberlo. Pero nosotros, como profesionales, por imperativo moral debemos indicarles que esto no es así. Se puede entregar una web preparada para trabajar el SEO; se puede hacer una acción intensiva de dos meses para solucionar problemas; pero el trabajo SEO es un trabajo laborioso y que se alarga en el tiempo. Es un trabajo de hormiguita que requiere mucho tiempo y no puede ser condensado, ya que requiere poder medir las consecuencias de los cambios que se vayan haciendo.

En nuestro caso, el contrato mínimo recomendado para el trabajo SEO es de 12 meses.

Google encontrará tu contenido sin ayuda

Es fácil que lo encuentre por sí mismo, pero tenemos que tener ciertos conocimientos sobre el rastreo. Es fácil que alguna configuración no se haya realizado correctamente y nuestro sitio no sea accesible para las arañas de los buscadores. Algunas de los impedimentos pueden ser las anteriormente citadas etiquetas noindex o la falta de enlaces a nuestro sitio web.

Mitos del SEO en 2022
A veces Google no nos encuentra, y somos nosotros quienes tenemos que buscarle

Todo el trabajo SEO se hace dentro de la web

Hay una tendencia a trabajar el SEO desde dentro, pero no hay que olvidar que eso es solo una parte (SEO on-page). Existe una parte muy importante fuera del hosting, se trata del SEO off-page. En él se trabajan cosas tan cruciales como los enlaces externos para conseguir visitas referidas o el trabajo de la ficha de Google My Business.

Si no sabéis por dónde empezar, os dejo una entrada de Neil Patel que os servirá de introducción.

Cuanto más se usa una keyword, mejor se posiciona

Este puede ser el fantasma más antiguo de los más ancestrales algoritmos. Al principio los buscadores de contenido «leían» las webs y las clasificaban según las palabras contenidas. Se le daba mucha importancia a cuántas veces apareciera una palabra en el texto; cuanto más se usaba se suponía que más hablabas de ese tema. En seguida los creadores de contenido se adaptaron a la nueva premisa y empezaron a meter una misma keyword con calzador, dando lugar a textos robóticos sin ninguna coherencia sintáctica.

Como si de una guerra armamentística se tratara, Google cambió su forma de valorar las páginas y, lo que antes era un punto a favor, acabó siendo un motivo de penalización. Hoy en día, meter una keyword demasiadas veces, puede ser contraproducente, ya que se puede considerar que el contenido está sobre-optimizado y estamos intentando engañar al rastreador.

Google penaliza el contenido duplicado

Este, probablemente, es el mito más importante en SEO, no solo entre los clientes, si no, también, entre profesionales.

La primera confusión surge en torno a qué es el contenido duplicado ¿Cuánto texto se considera demasiado? Hay quien considera que un párrafo copiado tal cual ya es contenido duplicado.

La segunda duda surge en torno al origen ¿duplicado con respecto a quién?, ¿dentro de mi propia web o fuera de ella?

Con respecto a esta última, el duplicar contenido de otra web puede conllevar una mala calidad de contenido, pero ya hemos visto que eso no es tan determinante. En cuanto a la longitud de los textos, para considerarlo contenido duplicado debería ser casi toda la página igual, con elementos clave repetidos (título, elementos, etc.). Un ejemplo, una categoría llamada bolsos con tres productos y una etiqueta, también llamada bolsos, con los mismos.

HTML código duplicado en SEO

Ahora viene lo que muchas veces no entendemos (o no sabemos transmitir): Si tenemos contenido duplicado Google no nos penaliza, lo que pasa es que nos estamos haciendo la competencia a nosotros mismos. Dos páginas iguales competirán por el mismo resultado y esa, evidentemente, no es una buena estrategia. Pero de ahí a ser penalizado, hay un mundo.

Si queréis profundizar en el tema, os dejo la guía de contenido duplicado de Google.

El SEO acaba cuando se llevan las visitas a la web

Hay una tendencia a pensar que el SEO consiste en llevar visitas a la web. Esto es una parte de las herramientas del día a día, pero es no entender el trabajo SEO. Sería como suponer que el trabajo de un médico consiste en darte medicinas. Sí, en ocasiones puede ser así, pero otras veces se trata de diagnosticar, derivar, eliminar hábitos o alimentos… son solo herramientas para conseguir cuidar la salud del paciente. Igualmente, en el SEO, no se trata de traer visitas por traer, hay que optimizar ese tráfico, conseguir que convierta… Porque de nada sirven las visitas por si mismas.

Publicar más para posicionar mejor

Todavía hay una tendencia a pensar que las entradas publicadas tienen que tener una longitud mínima, o que tenemos que tener un blog muy extenso para posicionar bien. Las entradas cortas también posicionan, o blogs con tres entradas. Lo importante es que dé una solución al usuario, que funcione.

A veces no es publicar más para posicionar mejor, sino publicar mejor para posicionar más.

El SEO es barato

Este mito roza el bulo. Conozco a varias personas que les han ofrecido hacer un trabajo SEO por un precio ridículo. Quienes han contratado estos servicios habrán podido corroborar que la calidad del trabajo es acorde al precio: también ridícula.

Si has llegado hasta aquí ya has visto que el trabajo de una agencia SEO es complicado y laborioso, nada que ver con copiar y pegar datos en un informe. Por tanto no es posible que sea «barato», si vas a contratar este servicio, desconfía de estos precios; y si vas a vender este servicio, no le sigas el juego a los que intentan reventar el mercado, valora tu trabajo como debes.

El SEO ha muerto

Dejo el más mítico para el final. Si trabajas en este sector es algo que habrás escuchado mucho, cada nueva actualización del algoritmo lo resucita. Lo cierto es que aquí sigue, y aquí seguirá. Yo, que tengo formación en Bellas Artes, he oído esta misma sentencia cientos de veces con diferentes sujetos, y seguro que vosotros también: La pintura ha muerto; la radio ha muerto; el coche de gasolina ha muerto; el rock ha muerto… Siempre hay quien ve el final del camino porque no es capaz de mirar más allá.

Para que el SEO muera hace falta que mueran los buscadores.

El SEO ha muerto (otra vez)
Yace entre el rock y la pintura. El SEO ha muerto… otra vez 😉

Con esto termina el repaso de los 15 mitos sobre el SEO que mantenemos aún en 2022. Si crees que me he dejado alguno, no dudes en ponerlo en los comentarios.

Feliz Año
🙂

Thin Content: Qué es y cuánto daño hace
Manual SEO Gratis: Redacción de contenidos SEO

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>