Cuándo es necesario un Rebranding

Cuándo es necesario un Rebranding

El Rebranding es el rediseño de una marca. En el artículo de hoy hablaremos de cuándo es necesario hacer un rebranding y de los tipos de rebranding que existen.

Todo negocio tiene una marca, de forma consciente o sin previa meditación, cada empresa por pequeña o grande que sea, se visualiza de determinada manera en la mente de sus clientes. A través del branding o el diseño de marca, podemos ser más conscientes de la imagen que damos al exterior de nuestro negocio, y potenciar aquellos aspectos que más nos identifican y a través de los cuales queremos llegar a nuestro público objetivo.

El branding es la base sobre la que podremos empezar a construir una marca a través de la que nuestros clientes nos identifiquen y a partir de la cual podremos generar valor, diferenciarnos de la competencia y hacer que nuestras ventas o los servicios que ofrecemos destaquen y aumenten.

Branding

¿Cuándo puede un negocio o una empresa necesitar un Rebranding o restyling de su marca?

La marca está obsoleta

Uno de los objetivos principales a la hora de desarrollar y diseñar una marca, es su atemporalidad. A través de la imagen de marca, se busca ser una referencia en la mente de los consumidores, creando una imagen mediante la cual poder ser reconocida. Cuanto más tiempo dure esta imagen, mayor reconocimiento tendrá.

Por lo que al diseñar una identidad corporativa, siempre se busca no apoyarse en tendencias pasajeras, y se intenta que estas permanezcan perdurables en el tiempo. Sin embargo, los tiempos cambian, y en muchos casos, las marcas quedan obsoletas o anticuadas, y un rebranding puede ser la solución para hacer un rediseño de marca que parta de la esencia de la anterior.

Cambio de estrategia de negocio

Otra de las razones principales por la cual las empresas suelen necesitar un rebranding, es el cambio de estrategia de negocio. Todos los negocios sufren una evolución, casi ninguna empresa que lleve cierto tiempo en el mercado es exactamente igual que cuando empezó. 

Afortunadamente, sobre todo en los últimos años, valores como la sostenibilidad, la responsabilidad social y el impacto social son cada vez más importantes tanto para las empresas como para los consumidores. Por lo que muchos negocios evolucionan, y transforman sus valores de empresa buscando generar un impacto positivo tanto en el planeta como en la sociedad. Y esta transformación debería verse reflejada en la imagen de marca mediante la cual se identifican. De esta manera los clientes podrán identificar las marcas más afines a sus principios.

Nuevos servicios

Esta adaptabilidad de la que hemos hablado, puede darse también no solo en cuanto a los valores de empresa, sino respecto a los servicios que ofrece el negocio. Las empresas cambian, se encuentran nuevos nichos de negocio, y nuevos servicios que los clientes puedan necesitar. Y la identidad corporativa diseñada para la empresa inicial, puede no representar la evolución del negocio. En este caso también es recomendable adaptar la marca de la empresa, haciendo un rebranding que ayude al consumidor a identificar la empresa sin generar incertidumbre sobre los servicios que ésta ofrece.

Diferenciarse de la competencia

La competencia es un factor clave a analizar al desarrollar una empresa. Y las diferencias tanto en cuanto a los servicios como en cuanto al valor que aporta la empresa, son aspectos fundamentales en los que centrarse también a la hora de diseñar la marca.

Sin embargo, este factor puede cambiar a lo largo de los años. Pueden crearse nuevas empresas que ofrezcan los mismos servicios o la competencia ya existente puede evolucionar. Estos cambios tendrán que ser valorados a nivel empresarial, para seguir diferenciándose de la competencia, además de a nivel de marca.

Siendo identificable y reconocible puede lograrse la diferencia de la competencia a nivel estético. Esto hará que los clientes confíen en la empresa, y que en consecuencia, las ventas aumenten.

Errores al hacer un Rebranding

En muchas ocasiones, un rebranding se puede entender como un diseño de marca, pero no es así. Un rebranding es un rediseño de marca. Por tanto, es necesario comprender que se parte de un diseño de marca previo a la hora de diseñar esta nueva identidad. Aunque muchos rediseños sean totalmente diferentes al diseño de marca anterior, siempre hay que tener en cuenta la historia de la marca, su imagen previa y como ésta es identificada por sus clientes.

No obstante, hay errores recurrentes a la hora de hacer un rebranding, que deberíamos tener en cuenta a fin de evitarlos:

No tener un motivo para hacerlo. 

Decidir no cambiar cuando es necesario hacer un rebranding puede ser tan nocivo como hacerlo sin necesitarlo. Un rediseño de marca realizado innecesariamente si la empresa tiene cierta notoriedad y es identificable podría traer la desvinculación de la empresa a la marca ya creada, y eso podría producir como resultado una disminución de las ventas o de los clientes. Por lo que es necesario saber si se necesita un rediseño de marca antes de hacerlo.

No tener en cuenta la imagen de marca actual y su posicionamiento en el mercado. 

En diseño, siempre es importante hacer un análisis y un estudio del proyecto, de la competencia, de las necesidades y de los objetivos. En el rediseño de marca, esta investigación previa es también fundamental, y hay que añadir también el estudio de la historia de la marca. Antes de empezar con el rediseño hay que analizar el posicionamiento pasado, actual y futuro que tendrá la marca en el mercado, la identificación y reconocimiento que ha tenido y tiene la marca y las direcciones que están tomando todas las marcas de la competencia también a nivel gráfico.

Tipos de Rebranding

El rebranding es el término general que se emplea para hablar de rediseño de marca. Sin embargo, es necesario aclarar que esta palabra abarca muchos tipos de rediseño. Se considera un rebranding desde un cambio en el naiming o nombre de la marca, hasta un rediseño completo de todo el universo gráfico de la marca.

Los tipos de rebranding podrían dividirse en tres:

Cambio de Naming

Cambiar el nombre de la marca es un cambio arriesgado si los clientes han llegado a identificar este nombre. Aunque si no existe esa vinculación, o si el objetivo del rediseño es desvincular la marca a su pasado, es un recurso muy recomendable.

Cuando es necesario un rebranding Amazon

Un ejemplo poco conocido del cambio de naming es Amazon. Anteriormente, el nombre de la empresa era “Cadabra”. Jeff Bezos, el fundador de Amazon, eligió este nombre partiendo de la palabra “abracadabra”, pero se vio obligado a cambiarlo porque los clientes constantemente confundían la palabra con “cadaver”.

Restyling

Un restyling es el cambio menos agresivo que puede hacerse en una marca. El propósito de éste suele ser renovar o actualizar la marca de la empresa de una forma poco destructiva. Es decir, se intenta conservar parte de la marca original de la empresa, para evitar perder el reconocimiento logrado hasta la fecha.

Cuando es necesario un rebranding Burger King

El nuevo restyling de la cadena de comida rápida, Burger King, puede ser ejemplo de este tipo de rebranding. En este rediseño, se mantiene la esencia del logotipo anterior y en consecuencia la marca sigue siendo reconocible.

Rebranding completo

Por último, un rebranding completo de una marca, implicaría un cambio total de la identidad de marca anterior. Este tipo de rebranding puede encontarse en muchas marcas, pero en la mayoría de los casos de una forma progresiva a lo largo de los años.

Cuando es necesario un rebranding Pepsi
Cuando es necesario un rebranding Starbucks

Las marcas de Pepsi o Starbucks son algunos de los ejemplos en los que podemos ver la evolución gráfica de la marca a lo largo de su historia. En ambos casos podemos observar una evolución progresiva, sin cambios drásticos de un año al siguiente. Con el fin de preservar el reconocimiento ya creado en sus consumidores, las marcas identificables no recurren a rediseños de marca completos de la noche a la mañana.

Conclusiones: Cuándo es necesario un Rebranding

Como hemos podido ver a lo largo de esta entrada, el rebranding puede ser un recurso esencial y muy efectivo en una marca. Siempre realizando previamente un análisis de las necesidades de la marca, del mercado, del reconocimiento de la misma y de la competencia.

Esperamos que hayas disfrutado de nuestro artículo. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¡Hasta el próximo artículo!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Volver al blog